Si me has seguido durante el verano, tendrás varias pistas sobre cómo escribir los textos de tu web de servicios creativos.

Ya te he hablado sobre cómo escribir el sobre mí de tu web o cómo persuadir a tu cliente en tu landing page. Y todo utilizando técnicas de copywriting.

Todo eso está muy bien pero, cada vez más, veo que el problema comienza mucho antes.

El verdadero comedero de cabeza de los profesionales creativos comienza antes de empezar a escribir, cuando se enfrentan a un parpadeante cursor sobre una página en blanco.

Porque ningún copywriter o redactor, y créeme en esto, espera a las musas para realizar un trabajo.

Más bien, hay detrás un trabajo metódico que tú mismo puedes hacer y que forman una pequeña guía de qué hacer antes de escribir los textos de tu web de servicios creativos.

Estudia a tu cliente ideal

Este consejo te lo he dado más de una vez, y volveré a repetírtelo en numerosas ocasiones.

Te lo prometo.

Porque si no tienes esto, es muy complicado poder hacer algo que pueda calificarse de persuasivo.

Comienza por definir y estudiar a tu cliente ideal.

Lo más importante es que huyas de definiciones genéricas: Mujer de entre 35-45 años y emprendedora no significa nada.

Al menos, nada real que puedas aprovechar.

Esta mujer emprendedora:

  • ¿Cuánto tiempo lleva con su negocio?
  • ¿Se dedica a las finanzas o es artista?
  • ¿Tiene hijos?
  • ¿Qué tipo de medios lee?

Necesitas crear un avatar con nombre y apellidos para tener muy presente a quién le estás escribiendo.

No te olvides de estudiar sus puntos de dolor

No sólo debes crear un avatar, sino que tu investigación debe también ir encaminada a conocer los puntos de dolor de tu cliente ideal.

Investiga en foros, en grupos de Facebook donde pueda estar tu buyer persona y lanza preguntas en las redes sociales para conocer qué es lo que trae de cabeza a tu cliente ideal.

Esa información, además, no solo te será valiosa para escribir tu página web, sino que te será muy útil para crear el calendario editorial de tu blog o las publicaciones de tus redes sociales.

Si quieres más información sobre cómo encontrar los puntos de dolor de tu cliente, puedes leer este artículo.

Desglosa tu servicio

Puede que creas que conoces muy bien el servicio que vendes pero, te sorprendería saber las lagunas que tu misma puedes encontrar si te propones definirlo al detalle.

Tómate tu tiempo para escribir todas sus características y sus beneficios, recuerda que estos son lo más importante en tu página de ventas y aquí te enseño cómo sacarlos partiendo de las características.

Apunta el proceso de contratación, la garantía (si ofreces alguna) y todas las dudas que crees que podría tener el lector de tu página al considerar contratar tu servicio.

Más adelante, podrás organizar esta información pero, si no la tienes por escrito, lo más probable es que se te pasen cosas y eso afecte a tus niveles de conversión.

Define tu tono de voz

Ya sabes a quién te diriges y qué vendes.

Es hora de definir cómo vas a comunicarte con tu cliente potencial y para eso, tienes que establecer tu tono de voz.

Define si vas a hablar de usted o de tú, y decide si te vas a identificar con un tono más cercano o tipo “ejecutivo”.

Puedes saber cómo establecerlo y crear tu moodboard de mensajes en este artículo.

Tu tono va a depender de quién eres tú y de quién es tu cliente.

Éste es uno de los pasos más importantes antes de empezar a escribir, ¡no te lo saltes!

Define tu propuesta de valor

Aunque ya estás especializado y tienes clara cuál es tu propuesta de valor, ponerla en palabras cuando te enfrentas al papel en blanco puede no ser tan sencillo.

Por eso es necesario que, no sólo definas muy bien tu propuesta de valor, sino que la escribas varias veces hasta que realmente comuniques claramente qué haces, cómo lo haces y para quién.

Te dejo un artículo muy interesante de Laura López sobre la propuesta de valor aquí.

Recopila testimonios de tus clientes

Seguro que ya llevas un tiempo con tu negocio, y tendrás varios testimonios de clientes satisfechos a los que sacar jugo.

Y si no los tienes aún, ¡no esperes más!

Crea un cuestionario con varias preguntas y comienza a enviárselo a los clientes con los que ya hayas trabajado. Diles que necesitas conocer su experiencia y pídeles permiso para compartir su testimonio en tu web y en tus redes sociales.

Y olvídate de enviar un email con una única pregunta: “¿cómo valorarías tu trabajo conmigo?”

La respuesta suele ser “fue un placer y te recomendaría sin dudarlo”

Esta respuesta no aporta nada a tus clientes potenciales y te dejará con una de las secciones más importantes de tu web totalmente coja.

Si quieres saber más sobre cómo sacarle partido a los testimonios de tus antiguos clientes, tienes más información aquí.

Reúne información sobre ti que valga la pena leer

Otro clásico que te va a costar un mundo escribir es el sobre mí de tu web.

Y, aunque te enfrentes a otro tipo de contenido, como a una squeeze page por ejemplo, siempre vas a tener que añadir un extracto de esa página, así que ¡más te vale tener algo que contar!

Todos tenemos una historia relacionada con el servicio que prestamos.

Cuéntala.

Además, asegúrate de añadir detalles de tu vida que reflejen tus valores y que puedan empatizar con el tipo de cliente que quieres atraer.

Si tienes esto antes de enfrentarte al papel en blanco, te resultará mucho más fácil empezar a darle a la tecla.

No te olvides de tu compentencia

Investigar a tu competencia también es necesario para saber dónde están ellos y dónde quieres estar tú.

Puedes recopilar muchas ideas de sus propios textos (que te sirvan como inspiración, evita el plagio porque la única afectada vas a ser tú), y sacar conclusiones muy interesantes de los testimonios de sus clientes.

Además, te recomiendo seguir a referentes de tu sector para comprobar cómo hacen uso de su mensaje como un motor más que construye su imagen de marca.

Si eres diseñadora gráfica te aconsejo seguir a Noemiè de Lunes Design o a Charuca.

Si lo tuyo es más diseño web, no puede faltar en tus favoritos Arturo García; y si eres community manager, asegúrate de no perder la pista de Carmen Gloria

Ten claro qué quieres conseguir con cada página de tu web

¿Qué pidan un presupuesto? ¿Qué accedan a tener una sesión gratuita contigo? ¿Qué se suscriban a tu newsletter?

Ten siempre muy claro cuál es el objetivo de cada página de tu web.

Si no sabes para qué escribes, te va a costar mucho volcar toda la información que tienes en una hoja en blanco.

Cuando hayas recopilado toda la información que necesitas, plantéate siempre esta pregunta:

¿Cuál es el objetivo que tiene mi home sobre mípágina de ventas?

No empieces a escribir hasta que lo tengas claro.

Recuerda, es sólo un folio. No muerde

Por último, recuerda que es natural sentirse agobiado cuando vas a escribir sobre ti o tu negocio.

Lo importante es que lleves a cabo los pasos previos para poder recopilar la información.

Lo siguiente será ir ordenándola de manera que a los lectores de tu web les quede muy claro qué haces, cómo lo haces y para quién.

¿Y tú? ¿Es el folio en blanco tu enemigo? ¿O lo tienes todo controlado?

¡Te leo!

Compartir entrada: