Sí, es una caca.

Te has gastado pasta en crear una web (si no dinero físico, tiempo, porque te la has hecho tú) y no tiene conversiones.

No consigues clientes de los que tú quieres. Te piden presupuestos pero el cliente que te contacta no es para nada el que tú has definido como ideal.

¿Por qué me está pasando eso?

¿Por qué mi web no vende?

Te cuento un secreto.

Seas diseñador web, gráfico, fotógrafo o community manager, la competencia que tienes es muy bestia. Y no solo de profesionales que dan servicios premium como tú; sino de pseudocreativos que ofrecen “lo mismo que tú” pero por cuatro duros.

¿Qué puedes hacer?

O pierdes las ganas de vivir, o rehaces tu mensaje.

Así de claro.

Hoy vengo a contarte por qué tu web de servicios creativos no vende todo lo que podría.

Después, puedes seguir como estás o hacer algo al respecto, ¡eso ya te lo dejo a ti!

Por qué mi web no vende

¿Es solo cosa del copywriting?

Pues obviamente no.

No te voy a engañar y decirte que sólo mejorando los textos doblarás por dos tu facturación, porque vender tus servicios creativos depende de muchas más cosas:

  • La calidad de lo que ofreces
  • Cómo trabajes tu visibilidad
  • La automatización de tus procesos

El copy no es todo lo que define las ventas. Pero si trabajas todo lo demás y dejas tus textos de lado, no vas a diferenciarte, ni a vender más, ni a trabajar con el cliente con el que tú quieres. Palabrita.


Ahora sí. Puedo decirte que, si te curras todo lo demás y tus textos son una mierder, tus ventas son menores de lo que podrían ser, atraerás a clientes con los que no te sientes alineada, y la vida será un poco menos de color de rosa (ya sabes que me gusta ese color…).

Así que , teniendo claro esto, cojo el toro por los cuernos y te respondo a tu pregunta de por qué mi web no vende desde la calidad de tus textos.

Y tú ¿qué ofrecías?

Tu propuesta de valor.

Pobre de ella.

A veces tienes una poco entendible, demasiado enrevesada y súper creativa. Pero al final ni dios se entera de qué es eso que ofreces que te hace distinta a las demás, cuál es tu valor diferencial, qué te hace única.

El proceso de escribir tu propuesta de valor no es sencillo.

Cuando trabajo en un proyecto de copywriting, después de la investigación, es lo primero que escribo. Habitualmente mis clientes vienen con una hecha, pero trabajándola juntas logramos algo mucho más potente y exclusivo.

En este post de mi Instagram te explico como puedes optimizarla. Y asegúrate de que esté por todas partes en tu web.

¿A quién co** le estás hablando?

Tenemos que conseguir que las palabras de nuestra web, por muy pocas que sean, le hablen a nuestro cliente ideal.

No a todo el mundo de Internet. No al cuello de tu camisa.

A tu cliente ideal.

¿Es mujer de mediana edad, preocupada por su desarollo espiritual?

Pues mimetízate con este público y utiliza un lenguaje que, sin faltar a tu verdad, pueda hacer que se pare a leer. Tu mensaje no puede ser agresivo ni superficial, porque te llegarán propuestas de otro tipo de gente.

¿Es un empresario preocupado por hacer dinero? Pues evita ser ñoñas y hablar de la consecución de los objetivos de la vida…

Se coherente con tu lenguaje y con la forma de comunicarse de tu cliente, así como con sus puntos de dolor.

Pero y entonces ¿quién eras?

Es habitual que a los profesionales del mundo creativo no les encante exponerse, pero es que el lector de tu web necesita saber a quién está a punto de pagarle una pasta por encargarse de su proyecto.

En muchas de nuestras profesiones (todas excepto si eres fotógrafa) las reuniones físicas ni siquiera son necesarias.

Así que cuéntale a las visitas de tu web quien eres:

  • Genera confianza.
  • Aumenta la empatía.
  • Conectas con aquellas personas que comparten tus valores.

Escribe un sobre mí personal, donde des algún detalle de tu vida. Aprovecha para contar por qué te dedicas a lo que te dedicas y no olvides explotar cualquier historia personal que puedas tener relacionada con el servicio que ofreces.

Las páginas en las que el profesional no aparece dan mal rollito. A mi siempre me parecen fraudes, ni loca pagaría dinero a alguien que no se atreve a exponerse.

Y por favor, evita las expresiones del tipo “somos un equipo…” si trabajas sola. Cuando consigas algún proyecto y te veas obligada a confesar que trabajas solita, ¿dónde crees que quedará la confianza de tu cliente con respecto a tu negocio?

Pues eso.

Ya… pero no se en qué me beneficio yo

¿Has identificado ya cuál es el beneficio principal que aportas a tu cliente?

No, no son páginas web o branding preciosos.

Eso lo puede conseguir por 4 duros en Workana.

Si aún no has hecho este ejercicio o, peor aún, lo has hecho pero no lo expresas correctamente en tu web ¿qué crees que pasará?

¿Ves realmente al lector parándose a analizar en qué le beneficiará un servicio como el tuyo?

Ya te adelanto yo la respuesta.

No.

A las visitas de una web hay que dárselo todo hecho. Y si hablamos de beneficios, la regla es aún más importante.

Tu cliente potencial tiene que entender qué gana el contratándote a ti.

  • ¿Tranquilidad?
  • ¿Ventas?
  • ¿Visibilidad?
  • ¿Coherencia?

Busca ese beneficio exclusivo, ¡y comunícalo ya!

Perdona pero, ¿qué querías que hiciera?

Ya te lo he dicho antes: a las visitas de una web hay que dárselo todo hecho.

¿Sabes el daño que está haciendo a la conversión de tu web la falta de llamadas a la acción?

He escuchado varias veces entre mis clientas que no quieren ser agresivas y que se les vea el plumero. En mi opinión, esto es tratar al cliente potencial como un estúpido y yo, personalmente, no contrato a gente que me insulte.

Ya sabemos que vas a vender un servicio. No pasa nada. No estás robando.

Pon llamadas a la acción MUY CLARAS al comienzo de la página, antes de que se pueda hacer scroll y, mínimo, al final de la misma.

Y ponle muy claro al lector hacia donde va esa llamada a la acción: a descargar un ebook, a rellenar un formulario, a tu agenda de reuniones.

Este es un error muy común entre los fotógrafos.

No ponen ninguna llamada a la acción y suponen que, el que quiera contactar ya buscará su email… pues no. Recuerda esta norma: Pónselo fácil al lector.

Adjetivos mil ¿dónde está la acción?

Un último consejo.

Cuando vayas a enfrentar la escritura de tus textos ten muy en cuenta lo siguiente.

Evita el abuso de adjetivo y cámbialos siempre por verbos. Enfocar los textos a la acción da muy buenos resultados en la conversión y es uno de los básicos del copywriting.

En lugar de meterte en descripciones enormes de tu servicio cuéntale qué puede hacer con él (aprender, avanzar, vender, conseguir) y observa cómo cambian los datos.

Y si necesitas que alguien te corrija los textos que vayas escribiendo, te propongo algo aquí.

Resumiendo que es gerundio

por qué mi web no vende

¿Por qué mi web no vende?

Bueno, ya te he comentado que el marketing no son solo textos (de lo contrario los copys estaríamos montados en el dólar), pero si trabajas otras áreas como la visibilidad o el SEO y tu web no expresa tu valor diferencial, te va a costar mucho sacarle partido a ese escaparate online.

¿Por qué no tienes conversiones? Te lo resumo:

  • O no tienes propuesta de valor o esta no se entiende ni es distintiva.
  • No hablas a tu cliente ideal, tu lenguaje y mensaje no piensan en él.
  • No te presentas, no generas confianza ni empatía.
  • No le cuentas a tu cliente en qué se beneficia él al contar con tus servicios.
  • Tus llamadas a la acción dejan mucho que desear. A veces, ni las tienes…
  • Usa más verbos y menos adjetivos

Así que ya sabes, currarse el mensaje que transmites es parte fundamental de las conversiones de tu web. Pero claro, ya decidirás tú para que quieres tu página. ¿Te has empeñado en usarla de portafolio? Pues hála, a gastar pasta en dominios se ha dicho.

Compartir entrada:
¿Tu web no funciona?

 

Te regalo mi Ebook "7 errores en tu web que te están haciendo perder clientes" especial creativos.

* campo requerido
Consentimiento *

You have Successfully Subscribed!