Sí, hoy me pongo radical.

Como estás aquí, doy por hecho que eres un profesional del sector creativo. Así que ya sabes, poco o mucho, la influencia que una identidad visual tiene en tu negocio.

Churro DIY = Imagen poco profesional, no acorde a tus valores, menos clientes…

Imagen currada = mayor percepción de profesionalidad, diferenciación de la competencia,más ventas etc.

Pero, ¿te has parado a pensar en tu identidad verbal?

Descuidarla también trae sus consecuencias. Pero eso te lo cuento en otro post.

Hoy, voy a ir más al grano y te voy a dar los 4 errores más comunes que están matando tu identidad verbal y, por lo tanto, una parte importante de tu imagen de marca.

Vamos por partes, ¿qué es la identidad verbal?

Muy a mi pesar, la información que circula por ahí sobre la identidad verbal es bastante escasa.

Es algo que me llama la atención, porque un vistazo a cualquier marca con éxito te hará darte cuenta de que todas tienen algo en común: un branding potente que se compone de la identidad visual y de la verbal.

En fin, que nos cuesta encontrar una definición de identidad verbal coherente.

Yo me quedo con esta de https://www.makinglovemarks.es/ :

La identidad verbal es la herramienta de branding que permite a una marca transmitir sus mensajes de forma propia y estratégica, alineada con su propuesta de valor y personalidad para construir las percepciones adecuadas que queremos que el público perciba y asocie a ella. En pocas palabras, es el cómo debe expresarse tu marca.

https://www.makinglovemarks.es/blog/identidad-verbal/

Durante mucho tiempo, esta parte del branding se ha visto relegada a un segundo plano sobre todo por emprendedores con negocios pequeños (las empresas tipo Coca Cola están a otro nivel, ya lo sabes).

Sin embargo, la cosa está cambiando y humanizar la marca se hace cada vez más necesario para tener éxito. Y no sólo me refiero a enseñar fotos del back office por Instagram, sino a crear ésta misma como si fuera una persona, con personalidad y voz propia.

Haizea de Pedro en su libro Di lo que quieras pero no aburras atribuye este cambio a la aparición de las redes sociales, en las que humanizar la marca toma un sentido aún mayor que antes de éstas.

Para no aburrirte ten claras un par de cosas:

  • Tu marca necesita una personalidad. Si eres una marca personal toma las características de tu persona que vayan acorde con tu negocio y poténcialas.
  • El branding no es sólo tu identidad visual. Si no defines tu identidad verbal parte de tu marca estará coja.
  • Humanizar una marca tiene muchos frentes, uno de ellos es el de tener un lenguaje y una forma de expresarse reconocible.

4 errores que están matando tu identidad verbal

Ahora sí que vamos al grano.

Te voy a presentar 4 errores que te están haciendo un flaco favor a tu identidad verbal.

¿Y por qué tienen importancia?

Porque afectan a tu autoridad, a tu engagement y a tu coherencia. Y esto se traduce en menos clientes.

Así que ojo al dato:

1 No tienes tagline

Socorro, empiezo con uno fuerte.

Un tagline no es un eslogan. Ojo con esto.

Un tagline es una frase estratégica que aparece habitualmente junto al logo y que (en palabras de Haizea de Pedro – me declaro fan-) deja clarinete qué hacen, cómo lo hacen o cuál es su propuesta de valor.

Te pongo un ejemplo que siempre se ve mejor:

El mío es Copywriting para Creativos. Simple y se entiende lo que hago.

El de Maïder Tomasena, siguiendo con el ejemplo en mi sector, es Donde el Copywriting da resultados. Ella empezó con uno mucho más simple: Copywriting para Web, pero la evolución de su negocio la llevó a crear éste que potencia su propuesta de valor.

Uxía de Universo Meraki es una diseñadora gráfica cuyo tagline es Diseño Ético y Sostenible. Utiliza sus valores, que es su fuerte de diferenciación para su tagline, y te enteras perfectamente de qué hace.

2 Tu voz y tu personalidad no son coherentes

Te has pegado el curro de definir la personalidad de tu marca, que si es personal tendrá todo que ver con la tuya propia. Pero, ¿has repasado si de verdad la voz con la que te estás comunicando es coherente con ésta?

Es habitual ver personalidades juveniles y desenfadadas, cosa que podemos apreciar en, por ejemplo, las fotos de la web o los colores corporativos.

Sin embargo, los mensajes de esas marcas son serios y distantes. Nada en contra, si su imagen de marca es esa puede funcionar muy bien.

Pero, lo que seguro que no funciona es la incoherencia de ser el Doctor Jeckyll y Mister Hide.

Una vez hayas definido tu personalidad, ten muy presente que tu voz exprese las cosas como debe.

Sino, te quedará un churro…

3 Suenas como un chatbot, my friend

Tienes que escribir como hablas. Sobre todo si eres una marca personal.

Esto tienes que grabártelo a fuego.

Evita hablar en plural (sólo te lee una persona), habla de manera cercana, evita parecer un comunicado de empresa y no te cortes a la hora de utilizar expresiones y palabras que formen parte de tu cotidianidad si están dentro de tu personalidad de marca.

Lanzar mensajes en tu web, blog y redes sociales que parezcan sacadas del libro gordo de Petete no te hace parecer más profesional.

Te hunde en la marabunda de marcas sin personalidad que aburren más que dicho libro…

Ojo con esto.

4 No tener un manual de identidad verbal o, al menos un moodboard de mensajes

¿Trabajarías sin moodboard visual?

Estoy segura de que no. De otra forma, las imágenes que utilizas, por ejemplo, en redes sociales podrían no tener coherencia y se cargarían el universo que estás intentando construir.

Bien.

Pues con la identidad verbal pasa lo mismo.

Aunque en tu cabeza tengas muy claro cuál es la personalidad de tu marca, es posible que pases cosas por alto cuando te enfrentas al día a día.

Hacer un moodboard de mensajes es necesario para saber cómo enfrentar cada comunicación, desde un artículo de tu blog hasta un email a un cliente, sin faltar a la coherencia de tu marca.

De nada sirve que trates de tú a tus seguidores y practiques un tono jovial si después vas a mandar un presupuesto a un cliente potencial encabezado con un:

Estimado Señor.

Te parecerá ridículo, pero pasa. Y mucho.

Así que para controlar esta parte de tus comunicaciones, cúrrate un moodboard donde no sólo estén aquellos mensajes más significativos, sino donde también indiques el tipo de voz que no va para nada con tu identidad verbal.

Identidades verbales que molan

Y es que con ejemplos se ve mejor.

Además, siempre estoy a la caza de identidades verbales molonas y me apetece compartirte algunas de mis favoritas.

¡Vamos allá!

CHARUCA

Sí, es que soy muy fan de Charo Vargas.

Para mí, un ejemplo de marca personal y, como no, de identidad verbal.

Y eso que vende producto, lo que hace mucho más difícil tener una voz definida, un tono acorde y, en definitiva una identidad reconocible.

Charo es un ejemplo perfecto para hablar de universo verbal, una de las partes fundamentales de una buena identidad verbal.

A lo largo de los años en que ha desarrollado su marca de papelería Charuca, ha creado una serie de términos muy ella y que son fácilmente reconocibles:

  • Jefa – jefa de tus vida
  • Papelterapia
  • Radiomente
  • Focus darling. Esta es más reciente y corresponde al nombre de una de sus colecciones.

Además, traspasa su identidad verbal a todos los medios que utiliza: es una de las pocas personas que conozco capaz de usar palabrotas en Instagram tan alegremente como en una charla.

Esto también forma parte de su identidad verbal.

VUELING

Otra marca totalmente distinta pero que nos va al pelo como ejemplo es Vueling.

Doy por hecho que la conoces: se trata de una compañía de vuelos low cost.

Su propio nombre de marca ya era una declaración de intenciones: un intento españolizado de hablar inglés, muy nuestro.

En casi todas sus comunicaciones utilizan expresiones en inglés. Es una marca juvenil y divertida y lo ves es anuncios como el que tienes arriba o en otras expresiones de la marca:

  • Postureo everywhere
  • Entre otras things
  • No dejes para mañana lo que puedas volar hoy

DON FISHER

fuente donfisher.com

Otro ecommerce que ha creado un mundo a través de sus productos.

Don Fisher es una tienda de estuches, mochilas y carteras varias con diseños inspirados en el mundo marino.

Alrededor de sus productos han creado un universo verbal marinero muy concreto y reconocible, por ejemplo, en el nombre de sus estuches:

  • Su estuche con forma de estrella de mar se llama Agua Starfish (estrella de mar)
  • Su bolso con forma de pez globo se llama Big Pink Pufferfish (Pez Globo grande y rosa)
  • Y su estuche con forma de perca se llama, simplemente Perch.

Su universo verbal no sólo está en los nombres de sus productos. Se refieren a su audiencia como grumetes o sailors, y a su equipo como tripulación.

La cortada de rollo en este caso es que casi todo su contenido está en inglés, a pesar de se una marca creada en Barcelona.

PUTOS MODERNOS

fuente putosmodernos.com

Ay… esta maravillosa marca.

Incorrectos, sinceros y quemados.

Son los Putos Modernos.

En función de su marca han creado un universo verbal que se identifica al instante con frases “molestas” pero reales como la vida misma.

Tanto en su web como en su perfil de Instagram ya dejan una declaración de intenciones:

Es triste pedir, pero más triste es hacer crowfounding

Brutal.

Todo el contenido verbal que comparten va en esa línea, al igual que sus productos y los nombres de estos:

  • La puta agenda del autónomo
  • La puta agenda de la madre y el padre moderno
  • Buscar un móvil low cost desde un móvil de mil pavos (contradicciones de la vida moderna).

Y hasta aquí puedo contarte. Seguiré coleccionando identidades verbales chulas y, a lo mejor hasta creo una nueva sección en el blog ¡que me vengo arriba!

Cuéntame ¿conoces alguna identidad verbal que te encante? Compártela para que la conozcamos. ¡Te leo!

Compartir entrada: