Las tendencias de marketing de contenidos para este 2020 dicen lo siguiente:

  • El podcast lo está petando
  • La intención de búsqueda es para Google ahora más importante que nunca
  • El gigante cada vez tendrá más en cuenta la autoridad de un contenido para posicionarlo
  • Reciclar el contenido de un post antiguo, actualizando y añadiéndole valor también da puntos.

Y me he dicho… el podcast no está entre mis planes este año, seguiré haciendo búsquedas de keywords como hasta ahora, pensando en la intención de búsqueda del lector. Y con la autoridad… pues esto se construye poco a poco.

Pero el reciclaje para generar contenido de valor (de aún más valor) sí que está a mi alcance.

Además, es parte de mis servicios de redacción. ¿Quieres aprender tú como hacerlo por tu cuenta?

¡Sube que te llevo!

Qué es eso de reciclar posts antiguos

como mejorar tus posts

Significa básicamente que, una vez hayas publicado un post, no deberías olvidarte de él para los restos.

Una vez pasado un tiempo significativo (6 meses, por ejemplo) puedes revisar los artículos antiguos que hayas publicado y valorar en qué aspectos los puedes mejorar.

Pasado un cierto tiempo repasa tus posts antiguos en busca de cosas que puedas editar y mejorar. Le gustará a tu audiencia y también a Google.

Créeme, hay muchos.

Te los pongo todos aquí, ¡no entres en pánico!

Una lectura inicial

cómo mejorar tus posts

Sí, porque aunque antes de publicar el artículo lo hayas repasado, ya verás como encuentras erratas, frases repetitivas u oraciones que podrían sonar mejor.

Te lo digo por experiencia propia.

No importa cuantas veces revise un artículo. Siempre encuentro algo que se podría mejorar.

En esta primera revisión también podrás valorar si la estructura es la mejor para este artículo.

No te olvides de fijarte en cosas como los párrafos, los títulos y los subtítulos, sin olvidas las citas destacadas.

  • ¿Se entiende bien el tema?
  • ¿La experiencia para el lector es agradable?
  • ¿Podrías dividir en dos una sección larga del artículo?
  • ¿Hay pocas negritas y citas destacadas?

En esta primera impresión ve corrigiendo aquello de lo que no estés muy contenta. Aún así, no te agobies porque vamos a revisarlo todo varias veces.

Cómo reciclar un contenido de tu blog

Una vez has finalizado la lectura inicial, vamos con los aspectos a los que tienes que estar atenta para mejorar los posts de tu blog.

Tu tono, ¿es el adecuado?

Ya sabemos que la voz de una marca no debería cambiar nunca, es parte de su personalidad. Pero el tono sí que se adapta a las circunstancias.

Así que, a estas alturas, deberías tener ya un tono de voz definido para tus artículos del blog o, al menos, para los posts según el tipo de temática que trates.

  • ¿Es este artículo fiel a ese tono de voz?
  • ¿Debería adaptarlo en este post para conseguir coherencia en el tono del blog?

Esto también lo debes revisar. ¡La coherencia es poder!

Ojo con los links

No se a ti, pero a mi hay una cosa que me mate cuando leo un artículo.

Llego a un post y pretendo seguir un link que parece interesante pero el susodicho link está roto. Lleva a una bonita página 404 que ha interrumpido mi lectura para nada.

Como es algo muy feo, no te olvides de revisar tus links cuando estés en proceso de mejorar tus posts antiguos.

Los externos y los internos, ¡que nunca se sabe!

Además, puede que hayas encontrado en los meses posteriores a la publicación del post que estás revisando nuevas fuentes que aporten valor a tu post y que quieras incluir. ¡No te cortes!

Añade más links internos si vienen a cuento

Seguro que en tu blog tienes más artículos relacionados con la temática del que estás revisando.

Son más actuales y no se te había ocurrido linkearlos… bueno, ahora es el momento.

Linkea tu artículo viejuno a otros más nuevos que puedan aportar información más valiosa. Los lectores te lo agradecerán y el posicionamiento de tu blog, también.

¿Más sabio? Que se note

Lo que sí que es seguro es que has aprendido más sobre el tema del que escribiste en su momento. Pues no te cortes, ¡amplía el artículo!

Quizás piensas en guardar ese nuevo conocimiento para hacer un nuevo artículo pero, ambas técnicas, no son incompatibles.

Puedes ampliar tu viejo artículo y escribir uno nuevo con los conocimientos adquiridos pero con un enfoque distinto.

¿Qué te parece? Un artículo mejorado y uno nuevo por el mismo precio.

Un business.

Las palabras clave

Y no sólo me refiero a expresarte mejor, que también, sino a realizar de nuevo una búsqueda de palabras clave para comprobar si las escogidas para el artículo son las mejores o puedes cambiarlas/complementarlas por unas más potentes.

Si te quedas con las palabras claves que escogiste en un principio, revisa su densidad. Comprueba que se repiten lo suficientemente en el artículo sin resultar intrusivas y procura utilizar sinónimos que mejoren el posicionamiento y la experiencia del lector.

Añade un último párrafo resumiendo las ideas principales

Porque todos leemos escaneando.

Es buena idea que añadas al final del artículo un párrafo o viñeta que resuma las ideas principales.

Recueda, es un resumen. No te enrolles demasiado.

Repasa la llamada a la acción

Tu artículo ¿tiene llamada a la acción?

Pues debería.

Cada artículo que escribes debe de tener un objetivo, ya sea posicionar, conseguir ventas, establecerte como referente… sea como sea siempre debe de llevar también una llamada a la acción.

¿Quieres conseguir más suscriptores? Pues no te olvides de pedir a los lectores que se suscriban.

La foto de portada sí la puedes actualizar

¿Has cambiado de estilo gráfico en estos últimos meses?

Pues que se note también en la parte más gráfica de tu blog, sobre todo si hablamos de la portada.

Muchos profesionales que renuevan su imagen no actualizan las portadas de los artículos anteriores. Y claro, es verdad que es mucho curro.

Pero si te estás tomando la molestia de mejorar tus posts antiguos, que no se te olvide la imagen principal.

Añade más contenido visual

Cuando repases tu viejo artículo, seguro que hay más de un momento en dónde pensarás

Aquí podía haber puesto un esquema, o una infografía o una foto…

Bien, pues para eso estás intentando mejorar tus posts, ¡para poner todo el contenido visual que pueda amenizar la lectura!

Dedica un rato a crear infografías, viñetas, carteles o fotos que puedan ilustrar tus ideas y que además ayuden al lector a comprender.

Mejora su experiencia y tu posicionamiento.

¡Vale la pena!

Repasa el meta-title y la meta-description. Nunca se sabe lo que puede pasar

Hace meses escogiste este meta-title porque parecía el mejor pero, ¿y si cambias a ver qué pasa?

No se trata de modificar a lo loco. Con la búsqueda de palabras clave trata de mejorarlo y hacerlo más atractivo.

Intenta lo mismo con la meta-description. Ya sabes que ésta no posiciona, pero si te curras una interesante es de lógica pensar que los click to rate de tu artículo aumenten… o no.

¡Por eso no debes olvidarte de medir!

Comprueba el éxito que tenía tu posts antes de la modificiación y ve midiendo los resultados. Si no, nunca sabrás si lo que has hecho ha tenido éxito, o debes volver al meta-title original.

¿Por qué es importante mejorar tus posts reciclando el contenido?

cómo mejorar tus posts

Pues ya te lo he comentado.

A Google le gusta ver que artículos antiguos están siendo renovados y actualizados con información nueva.

Además, estoy segura de que es algo que encantará a los seguidores de tu blog.

Por otro lado piensa una cosa: crear contenido para el blog no es nada fácil. Lleva su tiempo crear un calendario editorial, investigar keywords y escribir y editar cada post.

¿En serio vas a dejar que tanto trabajo se muera del asco cuando podrías sacarle doble partido?

No te lo aconsejo, ¡para nada!

Consejillos que te doy

cómo mejorar tus posts

Esta tarea puede ser agobiante, sobre todo si tienes un calendario editorial que quieres respetar y te ves en la necesidad de seguir creando contenido nuevo.

Por eso, te doy un par de consejos para que evites el estrés y puedas beneficiarte de todos las ventajas de mejorar tus posts reciclando contenido.

No pongas una cifra irreal y demasiado ambiciosa

Si tienes 30 posts publicados, clientes que atender, redes sociales que actualizar y un calendario editorial que seguir no pretendas actualizar todos tus artículos en un mes.

Es irreal y vas a agobiarte.

Te aconsejo que te pongas el objetivo de, por ejemplo, mejorar 2 artículos al mes.

Es una cifra manejable y, organizándote bien, podrás cumplir tus objetivos.

Empieza por el más popular

Si tienes muchos artículos publicados, comenzar por el más viejo quizás no sea lo más recomendable.

Te va a llevar un tiempo actualizarlos todos y, para cuando acabes, probablemente tengas que volver a empezar.

Para que la revisión sea realmente efectiva puedes empezar por los artículos que más visitas reciban de forma orgánica. Ya has estado haciéndolo bien con ese post, ¿por qué no mejorarlo?

Y recuerda, ¡mide los resultados!

Bloquea un día en tu agenda

Ya lo sé. Es más fácil decirlo que hacerlo.

Pero si quieres aprovechar todo el curro que le has metido a tu blog anteriormente no te queda otra.

Bloquea un par de horas a la semana para actualizar el post que hayas decidido revivir y proponte no saltarte la tarea. Si esperas a tener tiempo muerto no vas a hacerlo nunca, ¡y lo sabes!

Yo, por ejemplo, dedico los viernes a trabajar exclusivamente sobre mí negocio y ya he organizado cómo voy a afrontar la reedición de viejos artículos.

Rara vez utilizo este día para trabajar sobre proyectos de cliente, salvo que me haya pillado algún festivo o que haya algún día de la semana perdido por otras causas.

Requiere de mucha organización, pero me ayuda a mantener al día las cosas de mi negocio.

Resumiendo, que es gerundio

cómo mejorar tus posts

En el artículo de hoy has aprendido cómo mejorar tus posts para gustar a Google y a tus lectores.

¿Hacemos un resumen de los puntos más importantes?

  • Haz una primera lectura para tener una idea de por dónde atacar la edición
  • Revisa que los links que hayas puesto sigan funcionando y añade otros nuevos, tanto internos como externos, que aporten información extra.
  • Añade más información sobre el tema que estás tratando, si viene al caso, y adapta el tono del artículo al de todo el blog.
  • Haz una nueva búsqueda de keywords y comprueba que las estás usando correctamente.
  • Comprueba que hay una llamada a la acción clara.
  • Agrega más contenido visual: fotos, infografías. Eso incluye renovar la imagen de portada si fuera necesario.
  • Repasa el meta-title y la meta-description. Si decides actualizarlas, no te olvides de medir.

Cuéntame qué haces tú con tus viejos posts: ¿se te había ocurrido que puedes actualizarlos? ¿Cómo lo haces? ¡Te leo!

Compartir entrada: