Seleccionar página

¿No sabes lo que es la identidad verbal? ¿Te suena pero ni idea de cómo tener la tuya? En el artículo de hoy te cuento cómo comenzar a crearla.

Si te hablo de identidad de marca probablemente te vengan estas ideas a la cabeza: logo, feed de Instagram, colores corporativos.

Pero, ¿qué pasa con la identidad verbal?

Pues que podríamos decir que es la gran olvidada. Muchos emprendedores no sólo no tienen una guía de identidad verbal sino que no saben que deberían tener una.

De hecho, es posible que no sepas ni de qué te estoy hablando.

Arreglemos eso primero.

Este artículo puede contener enlaces de afiliados sin ningún coste extra para ti. Usándolos, me estarás ayudando a financiar el contenido de este blog. ¡Gracias!

Qué es la identidad verbal

guía de identidad verbal

La identidad verbal es el conjunto de recursos verbales (valga la redundancia) que define a una marca, desde su voz, los tonos que utiliza o su universo verbal, pasando por cosas tan básicas e importantes como el naming o el tagline.

La identidad verbal es parte fundamental en la personalidad de una marca

Vamos, que es la forma en la que una marca decide si habla como un hombre o una mujer, si utiliza un tono coloquial y gamberro o romántico e íntimo y el recurso que le ayuda a definir ciertas palabras como abanderadas de su marca.

Si te suena a chino, tranquila que te voy a poner en situación a lo largo del artículo.

Por qué es importante definirla

Uno de los logros más importantes en cualquier marca es la de alcanzar la coherencia en todas sus formas y comunicaciones.

Como profesional del sector creativo tendrás ojo para valorar lo horrible que queda una marca cuya web tiene unos colores y una tipografía específicas y unas redes sociales con publicaciones cuya imagen no tiene nada que ver.

Con las palabras y la forma de expresarse de la marca pasa igual.

Se nota, y mucho, cuando un profesional usa una voz de autoridad y potente en su web, es cursi en sus redes sociales e “institucional” cuando envía un email.

Ser fácilmente reconocible, evitar perder el norte o delegar parte de tu comunicación sin perder autenticidad son los principales beneficios de tener una guía de identidad verbal

Es una incoherencia que confunde a su audiencia y no les permite identificarlo con un comportamiento y una personalidad concreta.

Una marca con semejante falta, no puede posicionarse como referente en su sector.

Porque las marcas tienen personalidad y definirla de forma específica es parte fundamental de su construcción.

¿Por qué deberías tener una guía de Identidad verbal? Te lo resumo:

  • La coherencia en tus comunicaciones logra crear una imagen en la mente de tus seguidores, audiencia, suscriptores, de manera que pueden identificar tu marca fácilmente y reconocerla.
  • Aunque tu marca sea personal, como es el caso de la mayoría de mis clientes, y tu identidad verbal se base en tu forma de ser, es fácil perder el norte. De la misma forma que cuentas con un moodboard de tu imagen visual para crear visuales coherentes con tu marca, necesitas una guía que te vuelva a tu centro cuando tengas dudas si ciertos mensajes van acorde a la personalidad de tu proyecto.
  • Si delegas partes de tu negocio, como por ejemplo la gestión de redes sociales, tendrás un documento que pasar a las personas responsables para que tengan claro qué tipo de mensajes sí y qué tipo no van contigo.

Elementos que componen la identidad verbal

Así que, una vez vista la importancia de tener una guía de Identidad Verbal, te muestro qué elementos básicos la componen.

Naming, tagline, claim

Estos son los primeros elementos que tienes que definir en tu Guía de Identidad Verbal.

  • Naming: no es otra cosa que el nombre de tu negocio. Aunque hay muchas teorías al respecto, mi consejo es que utilices tu nombre si comienzas a desarrollar tu marca personal. Es más fácil de identificar y tu proyecto puede evolucionar y pivotar sin más drama. Si escoges un naming muy relacionado con lo que ofreces hoy día, será un problema si en el futuro decides cambiar de especialización. Si quieres leer más al respecto te dejo aquí un artículo de Laura López.
  • Tagline: Se trata de la frase que acompaña habitualmente al logo. No tiene que ser especialmente creativo sino que su cometido es reforzar la idea del naming o del logo. Para darte un ejemplo, en mi caso mi tagline es Consultora de Comunicación.
  • Claim: Aquí es dónde podemos tener un punto más creativo. Se trata de una frase original y comunicativa que se utiliza en momentos concretos de una marca como en campañas especiales (navidades, verano) o en momentos de lanzamiento. No tienes que tenerlas, pero si utilizas los claims es bueno que los registres en tu guía de Identidad Verbal a lo largo del tiempo. Un ejemplo perfecto de esto son los claims que todas las marcas de cerveza sacan cada verano. Mi favorito sin duda el último de Cruzcampo: Con mucho acento

Voz y tono en la identidad verbal

Y es que no son lo mismo, y que comprendas su significado es vital para que mantengas la coherencia en todas tus comunicaciones.

La voz de tu marca no cambia. Debes definir las características más importantes de tu marca personal y crear un moodboard de mensajes para definirla muy bien. En este artículo te cuento cómo hacerlo.

  • ¿Tu marca es un hombre o una mujer?
  • ¿Es irreverente e inconformista o muy dada a ayudar y tremendamente empática?
  • ¿Habla de forma pícara y gamberra o susurra?
  • ¿Tiene algún acento especial?

Todas estas características se mantendrán sin importar lo qué comuniques y dónde lo hagas. Por eso es tan importante que te tomes tu tiempo para definirla.

El tono en cambio sí que se adapta a las situaciones. Los factores que lo definen son:

  • El interlocutor
  • El tipo de comunicación que vayas a hacer: informativa, lúdica…
  • El canal en el que te vayas a mover.

En pocas palabras, el tono es la forma en la que expresamos la intencionalidad de nuestro mensaje.

El truco está en tener una guía de identidad verbal que te indique qué tonos son los que concuerdan contigo y cuáles están fuera de lugar.

Primero define qué quieres transmitir y luego elige qué tonos son los adecuados para hacerlo.

Universo verbal

Por último, el conjunto de palabras o frases que mejor comuniquen tus valores tienen que estar recogidas en la guía de identidad verbal.

No hace falta que en el minuto cero de tu emprendimiento tengas un universo verbal montado. Habitualmente este se construye poco a poco, mientras evoluciona tu marca.

Aunque sí que es bueno que identifiques términos o frases que no vayan para nada contigo y las recojas, para que no cometas el error de utilizarlas en un descuido y confundas a tu audiencia.

En este artículo tienes 4 marcas con una identidad verbal muy chula y que utilizan el recurso de la identidad verbal muy bien.

Tips para crear tu guía de identidad verbal poco a poco

Ya conoces qué es qué, y ahora ¿cómo crear tu propia guía de identidad verbal?

Aquí tienes varios tips para que puedas comenzar:

Crea un excel para recoger puntos de dolor y beneficios

Sí, porque te va a ayudar para todo.

Conocer qué miedos tiene tu cliente y qué beneficios identifican tus clientes en tus servicios te va a llevar a afinar estos para que los ayudes mejor.

Pero es que además es una buena manera de localizar cómo te están percibiendo y ajustar aquello que necesites, también en tu identidad verbal.

Tanto los puntos de dolor como los beneficios los localizarás en las redes sociales, en tus sesiones con clientes, en el cuestionario que les envíes para testimonios y en otras comunicaciones que tengas con tu audiencia.

No pierdas la oportunidad de conocer mejor a tus clientes y sus necesidades.

Esto sí y esto no

Para evitar incoherencias, esta sección tiene que estar en tu guía de Identidad Verbal.

Recoge en ella mensajes que hayas utilizado en redes, en tu web o en emails y que definan la línea que te gustaría seguir. Escribe a continuación el mensaje que podrías haber escrito y que no iría contigo.

Así conseguirás encontrar los tonos que utilizar para informar e interactuar con tu audiencia sin caer en mensajes erróneos.

Resumiendo que es gerundio

La identidad verbal es parte fundamental de tu personalidad de marca.

La manera perfecta de definirla es crear una guía que recoja los elementos más significativos. Los beneficios principales de tener una son:

  • Coherencia en tus mensajes
  • Tener más claridad para comunicar
  • Poder delegar tu comunicación cuando contrates equipo sin miedo a perder autenticidad.

Los elementos que debe contener una guía de identidad verbal son:

  • Naming
  • Tagline
  • Claim
  • Voz
  • Tono
  • Universo Verbal

Para comenzar a construir la tuya puedes seguir dos pasos fundamentales:

  • Registrar los puntos de dolor y los beneficios que identifiquen tus clientes a través de mensajes en redes sociales, reuniones, etc.
  • Crear un documento donde recoger los mensajes más significativos de tus comunicaciones y escribir la “versión incorrecta” para definir tus tonos.

No dejes esta guía para el final, parte de la coherencia de tu marca depende de ella. De hecho, es uno de los documentos que entrego siempre cuando trabajo en un proyecto de copywriting.

Cuéntame, ¿sabías lo que era la identidad verbal? ¡Te leo!

Si quieres saber más sobre la identidad verbal puedes leer este libro. De momento, ¡es el único que existe sobre el tema!

Llévatelo gratis


Últimos artículos

Compartir entrada: